miércoles, 3 de febrero de 2016

Ensayando ante el Tribunal II

¡Hola a todos!

Entonces llegaron el resto de los miembros del tribunal, todos notarios que ya conocía pero que no me habían oído cantar nunca. Por si fuera poco eso para mí fue más presión añadida. Los conocía, me conocían y cada vez que nos encontrábamos y me preguntaban qué tal lo llevaba, siempre respondía que bien. Era el momento de demostrarlo.

Y así, los siete entramos en el Colegio…

Así acabó la entrada anterior y con la de hoy me gustaría contaros cómo fue realmente mi ensayo ante el tribunal.

Pues bien, como os contaba en la entrada anterior, entramos todos en el Colegio y subimos a la segunda planta donde se encuentra en salón de actos. Allí, los miembros del tribunal nos dejaron dejar las cosas dentro de la sala (bolso, Código civil, etc) y nos hicieron coger el DNI, boli, el programa y cronómetro. En la mesa en la que nos sentaríamos teníamos folios en blanco, otro boli por si acaso y una botella de agua (cada una la suya).

Mi preparador se sentó en el centro, como si fuera el presidente y el resto de miembros del tribunal, a su izquierda y derecha.

Como éramos dos las que teníamos que hacer el simulacro, echamos a suerte quién empezaría primero y le tocó a mi compañera. Así que nos salimos fuera de la sala a hacer lo que se conoce como pasillo, que es básicamente, esperar a que te llamen. A los cinco minutos, unos de los miembros del tribunal salió y como si del bedel se tratara la llamó por su nombre y apellidos y entraron. Yo me quedé fuera, pero una vez que mi compañera ya estaba preparada y sabía los temas que le tocaban me dejaron pasar y me senté al final del todo para escucharla.

No recuerdo qué temas le tocaron, pero sí recuerdo que no me moví ni un ápice de mi asiento, no quería distraerla para nada. Cogí mi código y me puse a seguirla durante la hora de su ejercicio. La hora pasó y tocaba hacerle las correcciones así que me salí fuera.

Ahora me tocaba a mí, era mi turno y en ese momento me entró un ataque de pánico, me acordé de la familia de todo el mundo, pero sobre todo, me repetí una y mil veces quién me había mandado a mí meterme en esos jaleos, con lo bien que estaba yo. Realmente hice pasillo esos diez minutos porque me los pasé recorriéndolo de arriba abajo, hasta que se abrió la puerta. Me tocaba.

Entré con la mejor cara que pude, enseñando mi DNI a los miembros del tribunal y me senté como me indicaron que hiciera. De todos los temas que llevaba me eligieron tres civiles (uno de  reales, uno de obligaciones y uno de familia) y un fiscal. Para los que seáis de Notarías, fueron los temas 42, 80, 92 y 18 del antiguo programa (propiedad horizontal, mandato y capitulaciones matrimoniales). Y como el día del examen de verdad, me dieron cinco minutos para hacerme un esquema rápido de esos cuatro temas.

Pasados esos cinco minutos, que sirven para relajarse (sí bueno, no se lo cree nadie eso) y ubicarse en el temario, di comienzo a mi simulacro. “Con la venia del Tribunal dará comienzo mi examen tema 42…”.

Al principio no era consciente de lo que decía ni si lo que decía era de ese tema o no, mi cabeza iba a mil por hora (que no se note que estás nerviosa, no te equivoques de tema, mira a todos los miembros, enfatiza donde haya que hacerlo, gesticula, cambia el tono de voz, vuelve a mirarlos a todos, mira el crono, controla el tiempo…).

Aunque parezca mentira, a medida que pasaban los minutos yo me iba metiendo más en los temas, me sentía más cómoda y todo empezó a fluir mucho mejor. Me aislé completamente de todo lo que me rodeaba y sólo me veía a mí en casa de mi preparador como un lunes normal. Y tema a tema agoté a la hora y acabé a la hora y diez segundos mi ejercicio, “y así damos por concluido el presente ejercicio”.

Paré el crono y pude respirar, beber agua y ser consciente de que había cantado la hora entera ante el tribunal. Aunque me hubiera dejado artículos, aunque algunos no hubieran salido como tocaba, me daba igual, yo era feliz de lo que acaba de conseguir. Lo que me parecía imposible el día que mi preparador nos dijo lo que pensaba hacer, lo había hecho. Me había superado a mí misma. Ahora sólo faltaba que saliera así el día clave.

Me hicieron salir fuera para que pudieran deliberar y cuando volví a entrar cada uno me dijo qué le había parecido mi ejercicio. En general a todos les gustó, me dieron la enhorabuena por haberlo hecho, por no haberme levantado de la silla (algo impensable para el día del examen), por no aparentar que estaba nerviosa, por tener una exposición tan clara. Quitando un par de cosas que había que pulir de cara al examen, había superado el simulacro y con nota. No me lo podía creer.

Esto supuso un chute de fuerza y motivación para afrontar la recta final hasta el día del examen, donde hubo días mejores y días peores en los que el agotamiento hizo acto de presencia, pero siempre en mente este simulacro.

Gracias por leerme!

Un beso!

María :)

10 comentarios:

  1. Me encanta leer estas cosas, me emociono y todo sintiendo que algún día me tocará sentir eso a mi. Enhorabuena!! Y gracias por compartirlo y expresarlo tan bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ariadna!! Me alegra leer que os ayuda y os gusta! Se aprende mucho de experiencias así!
      Mucho ánimo!!

      Un beso!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias!! Se pasan nervios, es verdad, pero merece la pena pasar por situaciones así y darse cuenta de lo que somos capaces de hacer!
      Mucho ánimo!

      Un beso!!

      Eliminar
  3. Ayy solo de pensarlo se me pone la piel de gallina :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja impresiona pero se pasa!

      Un besazo!

      Eliminar
  4. Hola! Me llamo ERICA y hago una oposicion del grupo A tmb. Me gustaria felicitarte x este blog, me encanta! Y la verdad es que te sientes identificada en muchas cosas. Me gustaria pedirte una entrada sobre bloqueos mentales y lapsus antes del examen. Ami me queda un mes o así y me siento totalmente en blanco, veo que estoy llendo mucho peor que antes y me etoy preocupando. Aveces hasta me da ataques de pánico o me despierto por la noche de un sobresalto.
    A ti te paso algo algun dia raro antes del examen? O siempre rendias a tope?
    (Has puesto que te dejaste articulos, como ami tmb me entran esos temas puedes poner cuales te dejaste?) esto es solo por curiosidad!!! Estoy segura de que lo hiciste muy bien!!! Un beso y nos vemos por aquí! A partir de hoy tienes una nueva seguidora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Erica!! Muchas gracias y bienvenida al blog!!Y enhorabuena por embarcarte en una oposición!
      Claro! Estaré encantada de escribir una entrada sobre lo que me pides!! Te adelanto que tuve días malos y muy malos! Los nervios, la presión y el estrés están siempre ahí y hay que aprender a lidiar con ellos.
      Si no es en la entrada de mañana (ya la tengo preparada) será en la del miércoles de la semana que viene!
      Mucho ánimo!!

      Un beso!!

      Eliminar
  5. Bravo!! Enhorabuena por superarlo y con nota!! Que gran ejercicio para prepararte. Me he emocionado y todo al final!
    Que acabes bien la semana!
    Carmen.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen! Hacer un ejercicio de este tipo va muy bien para darte cuenta de que eres capaz de todo.

      Buena semana!
      Un saludo!

      Eliminar