jueves, 9 de febrero de 2017

La soledad del opositor



¡Hola a todos!

Hoy os traigo una entrada que hace tiempo quería publicar. Existen varios blogs que ya han hablado sobre el tema y yo hoy os quiero dar mi opinión, punto de vista y/o sensación.

Cuando hablamos de la soledad del opositor, para mí, no es tanto la soledad física, que también, sobre todo si estudiamos en casa donde nos pasamos muchas horas sin ver ni hablar con nadie, algo diferente a lo que ocurre cuando estudiamos en una biblioteca ya que estamos rodeados de personas que también estudian y aunque no les conozcamos podemos llegar a sentirnos más acompañados; sino la soledad emocional. Y a esta es a la que hoy me quiero referir.

Posiblemente, el hecho de estar convocada y que empiecen a examinar en apenas un mes y medio hace que los nervios estén más a flor de piel, esperando para salir en cualquier momento y esa sensación de soledad puede acentuarse.

Aunque ya haya pasado por una convocatoria previamente, no lo estoy viviendo de la misma manera. Los años de oposición empiezan a pesar, el cansancio es más constante y no sé si habrá una próxima en el caso de que ésta no salga bien. Algo que no me planteaba la vez pasada. 

El hecho de que la familia y el entorno apoyen nuestra decisión de estar opositando no implica que entiendan lo que se vive, se siente y se sufre mientras vivimos esta etapa, porque en la mayoría de los casos no es así. Hay que estar dentro para realmente saber lo que es. Y es a esa soledad emocional a la que me refiero, a la que mientras estás estudiando brotan las lágrimas porque ya no podemos más, porque estamos cansados, porque el examen se acerca, porque no hay manera de que salga bien determinado tema o artículo y llevamos media mañana con lo mismo cuando otras veces no hemos tenido ningún problema, porque nadie asegura que después de tanto esfuerzo vayamos a conseguirlo. Y después de llorar, en la soledad del opozulo, nos secamos las lágrimas y seguimos estudiando. 

Después de varios años opositando solemos tener la sensación de que ésto es lo único que sabemos hacer, estudiar doce horas diarias durante seis días a la semana. Muchas personas no comprenden que éste es nuestro mundo, que nuestra vida gira en torno a la oposición y al estudio. Y por eso no entienden nuestra frustración con un mal cante, un mal día de estudio o un artículo que se atraganta. La respuesta suele ser “estudia más”. ¿Más? 

Nos dedicamos en cuerpo y alma a estudiar, sacrificamos muchas cosas para conseguir nuestro sueño y un mal cante o una mala semana nos afecta emocionalmente, y aunque para el resto pueda parecer una tontería que se soluciona con un poco más de estudio, para nosotros no lo es. Por eso no es tanto un “ánimo, tú puedes” como un “te comprendo porque a mí me pasa lo mismo, también tengo días malos con la oposición, no te agobies con eso”. Y muchas veces lo que necesitamos es eso, alguien con quien podernos desahogar que esté pasando por lo mismo y que nos entienda. 

En mi opinión, esa es una de las principales razones por la que los opositores hacemos piña entre nosotros, da igual que sea de la misma oposición que de otra, pero nos entendemos. Y como ya os comenté en la entrada Un año, entre nosotros lo que buscamos es comprensión, apoyo y cariño.

Muchas gracias por leerme!

Un beso!

María :) 

10 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo. Quien no está en la lida de una oposición o haya pasado por ella, por mucho que intentes explicar no te entenderá. Yo he optado de ser expresivo en este aspecto en un principio a decir lo justo al respecto. Llegué a la conclusión de que por mucho que explique no iban a entender que no podía salir o ir a tal sitio.
    Totalmente de acuerdo en ese apoyo del que hablas entre opositores aunque seamos de distinta oposición.
    Gracias por compartir tus impresiones. Haces gran labor.
    Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaa! Muchas gracias por comentar. Me alegro que te haya gustado. Al principio de empezar a opositar la sensación que tenía es que yo era la rara, o me hacían sentir rara por tener que decir que no a muchas cosas y parecía que ponía excusas, pero con el tiempo te das cuenta, y más si conoces a opositores, que no soy rara, que tengo una responsabilidad que quiero cumplir, y que es un sentimiento generalizado entre los opositores. Como tú dices, lo mejor es decir lo justo.

      Muchas gracias! Ánimo para ti también!

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu entrada. Identificada al 100%.
    El apoyo entre opositores es una pieza clave y fundamental en este proceso.
    Todos nos sentimos asi, y entre todo vemos que es algo que ocurre y no queda otra que seguir hasta conseguirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias y muchas gracias por comentar! Me alegro que te haya gustado! Para mí el apoyo opositor es fundamental! Como digo en el comentario anterior, al principio creía que yo era la rara pero con el tiempo te das cuenta de que no es así y de que a todos los que pasamos por esto nos sucede lo mismo y posiblemente nos lleve a mantaner grandes amistades en el futuro, o yo lo veo así.

      Mucho ánimo!

      Eliminar
  3. Hola! Me ha gustado muchísimo tu entrada...me he sentido plenamente identificada.

    LLevo poco tiempo opositando (no llego a los 5 meses). En mi caso, mi problema es que, en mi círculo de amigos cercanos, ninguno está opositando. Cada vez que tengo que decir "no" a un plan por tener que estudiar (sobre todo, los primeros meses), vienen comentarios como "por un día no pasa nada", "sal esta noche y mañana te pones a estudiar más tarde", o "qué exagerada, corta un poco antes y te vienes". Y no. No entienden lo que supone para mi perder un par de horas o, mucho más, una mañana o tarde. Se que no lo hacen con maldad, pero me está costando mucho que lo entiendan y, sobre todo, mucha frustración personal...

    En fin, supongo que es algo por lo qye hay que pasar y pasarán o habrán pasado todos los que estén en mi misma situación.

    Por lo demás...me encanta tu blog. He leído la mayoría de tus entradas y, aunque lleve poco tiempo, me sirven mucho tus palabras.

    Mucho ánimo para ti, y espero que todo tu esfuerzo merezca la pena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaa! Muchas gracias por comentar! Me alegro mucho que te haya gustado.

      LLevas muy poquito tiempo y al principio es cuando más se oyen ese tipo de comentarios. Cuando yo empecé tampoco había nadie de mi círculo que opositara y los comentarios eran los mismos que te hacen a ti. Ahora, una amiga ha decidido opositar y ahora sabe por lo que se pasa, ahora me entiende. El hecho de que no estemos trabajando para nadie, sino para nosotros mismos, es posiblemente lo que hace que nos digan "cambia el día libre", "empieza antes y así acabas antes", etc. Pero, al menos en mi caso, sí me lo tomo como un trabajo, y como tal tengo una responsabilidad, no sólo ante el preparador cada semana, sino ante mí misma, porque la mayor interesada en aprobar soy yo.

      Es algo por lo que pasamos todos y al final tu círculo se tiene que acostumbrar y entender que estás haciendo algo que cuesta mucho y que no se tiene la disponibilidad que antes. No te sientas por decir no a los planes. Ahora es el momento de estudiar, ya habrá tiempo para salir y recuperar nuestra vida cuando tengamos nuestra plaza.

      Muchas gracias! Me alegro que te guste el blog y te ayude todo lo que escribo.

      Mucho ánimo para ti también!! Un beso!

      Eliminar
  4. Pues en mi caso también llevo varios años opositando y, al igual que tú, cada vez siento más el cansancio, el nerviosismo y la preocupación por si no consiguiera aprobar nunca. Es cierto que cada vez me encuentro más suelto con los temas y que durante la oposición he realizado varias pruebas en otras oposiciones que me han confirmado que lo estoy haciendo bien, porque las he aprobado.

    Pero también es cierto que durante la oposición me he distanciado de mucha gente, que el día que salgo para ir al preparador, a la vuelta (jueves por la tarde-noche) veo la animación de mi barrio lleno de estudiantes de cervezas y tapeo y me siento fuera de todo ese mundo.

    En cuanto a lo que decís de comentar o no comentar sobre la oposición con personas cercanas, yo lo llevo tan en secreto como me ha sido posible. Lo he comentado con algunas personas, pero incluso a amigos cercanos no les he dicho nada. Y tal vez por eso no entienden mi baja participación en los grupos de whatsapp!!!

    En fin, espero que cuando apruebe, si algún día lo consigo, podré volver a vivir una vida más completa, con más actividades y así recompondré mi maltrecho grupo de amistades.

    Espero María que tú también algún día lo consigas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaa!! Muchas gracias por comentar! Me alegro que estés llevando buen camino con la oposición! ;)

      A mí me pasa igual, nos centramos tanto en lo que estamos haciendo que nos aislamos del resto y parece que todo lo que nos rodea es ajeno.

      En mi caso, mi círculo cercano sabe que estoy opositando, y aunque al principio les costaba entender que dijera que no podía salir a tomar café a media tarde entre semana, o una tarde de compras, creo que después de mi reiterada negativa, han llegado a desistir y ya no me dicen nada.

      Esto es una etapa y ahora nos limita mucho, pero ten por seguro que en cuanto esta etapa acabe y empieze la siguiente, volveremos a vivir una vida más normal.

      Muchas gracias! Ojalá lo consigamos! Mucho ánimo!!

      Eliminar
  5. Hola Maria!
    Mientras escribo esto escucho a mi pareja cantar el tema 2, pero no se de qué! Ya me perdí. Bueno… Antes de nada decir que la opositora en este caso es mi pareja y vivimos juntos esta cruz que eligió de vida. Soy un auténtico admirador de vosotros los opositores a notarias o registro, ni aunque viviera 300 años no llegaría a cantar un tema como lo hacéis vosotros.
    Hace unos días me cruce con un conocido y me dijo;
    -Cómo le va a tu novia?
    -- Pues bien… ahí liada ya sabes como siempre…
    -Me acuerdo mucho de vosotros porque mi novia ahora está haciendo un cursillo ( auxiliar de algo) y también esta liada como tu novia… no veas las pobres que montón de apuntes!!
    No es por menospreciar a los que estudian eso ni muchísimo menos, pero me entraron ganas de darle un cachete y explicarle bien lo que es ser opositor a Notarias.
    Lo que quiero decir con esto es que la gente no se puede hacer una idea del desgaste tan grande que tiene esta oposición, el comparar lo vuestro con un cursillo o grado nos dice lo poco informada que esta la gente y que aparte de lo difícil que es el temario, los tiempos, los cambios de artículos de leyes…etc, está el examen, que no es un 2+2:4 si aciertas estas aprobad@, depende de tantas cosas, ni día ni hora concreto de examen, notas que dependen de la opinión de alguien... y un larguísimo etc. de complicaciones.

    Yo desde aquí quiero daros muchos ánimos, que este tiempo no es perdido, desde luego sois unos valientes por enfrentaros a esto y que igual que existen deportistas de Elite como Nadal o Fernando Alonso, vosotros estáis en la elite del estudio y sea cual sea el resultado que tengáis en esta convocatoria tenéis que estar orgullosos de vosotros mismo, porque para soportar el día a día de esta oposición hay que ser muy grande y valiente.

    Un fuerte abrazo a tod@s y muchísima suerte!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por esta entrada. Qué identificada me siento!
    Después de esto que voy a contar va a parecer que me estoy volviendo ya medio loca de tanto estudiar (o quizás lo esté ya, no lo descarto), pero parece que a veces la vida nos manda señales para darnos el empujoncito que nos hace falta.
    El caso es que, mientras miraba el mismo párrafo del tema 64 por enésima vez sin realmente enterarme de nada, no podía parar de pensar en lo solitario que se me está haciendo este viaje, en cómo parece que a medida que vas quemando meses, vas alejándote un poco más de todo y de todos. La soledad (no tanto la física, que también, pero sobre todo la emocional), es quizás la parte que más dura se me está haciendo de la oposición. Ese sentimiento de que nadie sabe cómo te sientes, ni cómo se siente estar aquí sentada doce horas al día. El quedar con tus amigas después de más de un mes, y ver como va creciendo una especie de muro invisible ante tu cara, ver cómo sus vidas avanzan y tú no tienes absolutamente nada nuevo que contar. El oír una y otra vez, de gente con muy buenas intenciones pero muy poca experiencia que "cómo no vas a aprobar, con todo lo que estudias"... En fin, son muchas cosas y supongo que los que opositáis lo entendéis.
    Y de repente, mientras me compadecía un poco de mi misma ha venido a mi cabeza por arte de magia una frase: "oposito, pero existo". La desesperación te lleva a googlear cosas raras (o al menos yo lo hago), pero cuál es mi sorpresa cuando la primera cosa que veo en mi buscador es este blog, que no conocía, y una entrada: "la soledad del opositor”.
    A mi me gusta pensar que la vida, a veces y solo a veces, te pone delante lo que más necesitas cuando más lo necesitas. Y yo hoy, ahora, necesitaba esto: este blog, esta entrada y sobre todo, este rayito de entendimiento en medio de tanta soledad. Así que una vez más, gracias, gracias por recordarme no estoy sola, que estáis ahí y que en otros muchos zulos, hay más yos luchando contra las mismas olas y por el mismo sueño.
    Feliz semana a todos.

    ResponderEliminar