miércoles, 11 de mayo de 2016

Aprendiendo un nuevo idioma: el opositoril



¡Hola a todos!

Perdonad mi ausencia estos días, he estado muy liada (he aumentado el número de temas que llevo cada semana) y necesitaba tiempo para mí, para poder sacar adelante los temas y para volver a tener esa ilusión de seguir con esto. Pero tranquilos, estoy bien y todo sigue en orden.

Hoy quería hablaros un poquito de nuestro idioma, sí, el que hablamos los opositores y que mucha gente a veces no sabe qué es lo que estamos diciendo exactamente. Cuando empezamos la oposición, empezamos a usar una serie de palabras, expresiones, que son propias de esta nuestra profesión (estudiar como locos) y que lo convierten en nuestra nueva jerga.

Para los que llevemos más tiempo opositando estamos más familiarizados a usar y oír este nuevo “idioma” si es que se le puede llamar así, sin embargo, para los que llevéis poquito tiempo, quizás aún haya palabras o expresiones que aún no hayáis utilizado o estéis acostumbrados a ellas. 

Aquí va un trocito del diccionario de la Real Academia de la Lengua Opositoril: 

Opozulo: nuestro lugar de estudio

Cantar temas: ser capaces de recitar un tema en un tiempo determinado con artículos incluidos.

Acumulado de 15 días: llevar dos semanas de temas porque el preparador no puede tomar temas una semana.

Tomar temas: lo que hace el preparador cada vez que vamos al pedirnos un tema de todos los que llevamos.

Meter en tiempo un tema: no sobrepasar el tiempo máximo de exposición.

Completo: hacer un simulacro de examen con el mismo número de temas que nos tocaría el día del examen. Por ejemplo, en mi caso, 3 civiles, 1 fiscal.

Ejercicio: cantar más de un tema ante el preparador pero sin llegar a ser un completo. También es como se llama a los exámenes orales (primer ejercicio: 3 civiles y 1 fiscal. Segundo ejercicio: 2 mercantiles, 2 hipotecarios, 1 notarial).

Firmar la instancia/oposición: rellenar formulario para presentarse a la convocatoria.

Convocatoria: oferta pública de la oposición con el correspondiente anuncio de plazas disponibles. Se publica en el BOE.

Sacar bolas: el día del examen, sacar literalmente bolas de unas urnas para saber qué temas nos tocan.

Hacer pasillo: lo más angustioso de la oposición. Esperar a que te toque. 

Ir a primera/segunda vuelta o llamamiento: en mi oposición, en los orales, hay dos llamamientos a examen. Se hace un primer llamamiento a los opositores que deseen examinarse. Los que no lo deseen pueden ir a segundo llamamiento y en este caso hay que esperar a que acabe el primero. De esta manera se ganan un par de meses de estudio. 

¡Gracias por leerme!

¡Mucha suerte y ánimo a todos! 

Un beso!

María :)

4 comentarios:

  1. Toda la razón!! Aunque esto deberían de leerlo quienes nos rodean porque a veces hay gente que nos mira como si les hablásemos en chino... un besito guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj es verdad! A mí siempre me pasa cuando digo que voy a cantar. La gente se piensa que canto en un coro jajajajajajajaja

      Un besito!!

      Eliminar
  2. Es un buen diccionario!!!! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado! ;)

      Un besito!!

      Eliminar